Liendo : el lavadero escondido

Esta entrada la ha hecho Maribel, pero yo le he cambiado el título, porque considero que es un  lavadero que pasa desapercibido para los paseantes, casi escondido.

“En la comunidad autónoma de Cantabria, perteneciente al partido judicial de Laredo, se encuentra el municipio de Liendo. Éste se sitúa en un valle cerrado en la comarca de la Costa Oriental y a pesar de ser un municipio costero, solamente tiene dos pequeñas calas y lo demás son unos espectaculares acantilados. Según parece los más altos de la región. Su vegetación encinas y robles y buitres en una de las dos únicas buitreras marítimas de Europa. Liendo tiene alrededor de 1200 habitantes que están repartidos en 13
barrios .
La capital de esos barrios es el de Hazas, el más poblado y el único que cuenta con ayuntamiento.
Y en este barrio de Hazas es donde se sitúa el lavadero del que vamos a hablar.

Hazas, como los otros barrios, tiene casas solariegas de fachadas de sillería y escudos en fincas cerradas con jardín que se sitúan en pequeños grupos o a lo largo de las calles, caminos y carreteras del barrio. En la orilla de uno de esas calles, más bien una carretera, está situado casi imperceptible a la vista.

Es un lavadero típico de dos pozas o sea uno para lavar y otro para aclarar.

Es de los de arrodillarse pues sus losas para restregar la ropa se encuentran a ras de suelo con lo que la labor es aún si cabe más dura y penosa al tener que doblar por completo la espalda. Parece estar en buen estado e incluso han puesto un banco no se si para mirar el lavadero y así reflexionar sobre lo duro que era para las mujeres la faena de tener la ropa limpia.

El arroyo Recueva pasa un poco lejos por lo que seguramente le llegaba el agua por una tubería enterrada al deposito, del que se ve una rejilla y de ahí por un pequeño caño, que también se ve, caía a la poza pequeña que era el de enjabonar normalmente

y después en la otra se aclaraba y el agua se iba por el rebaje del propio lavadero a la tubería que forma parte del puentecito en la carretera.

De todas formas está un poco lejos de la mayoría de las viviendas y sólo pensar en las mujeres con los baldes de ropa una vez mojadas lo que pesan pues……
A mi parecer no estaría mal que pusieran algún cartel para indicar que esta allí y que limpiaran tanto sus pozas de las piedras que en ellos hay como la hierba que en gran parte tapa las piedras de restregar la ropa.”

No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.